Dejar ir la necesidad de saber: un principio importante sobre el agua

Me ha interesado leer los Principios de la IWA para las Ciudades Sabias del Agua, diseñados para ayudar a los líderes a brindar agua y saneamiento más seguros a través de una planificación integrada. Es un gran cuerpo de trabajo con principios que apoyaría.

Sin embargo, hay un principio que agregaría y es dejar de lado la necesidad de saber.

Permítanme presentar mi argumento:

Los 17 Principios de la AIT se agrupan en cuatro niveles lógicos de acción. Cada nivel representa una variedad de desafíos y oportunidades. Juntos, los cuatro niveles comprenden un sistema de altísima complejidad e incertidumbre, en el que nadie tiene todas las palancas a mano y nadie tiene una comprensión completa de cómo funciona todo el sistema.

Y lo que pasa con los sistemas complejos es que causa y efecto es desconocido e incognoscible de antemano. En otras palabras, cuando gestionamos un sistema adaptativo complejo, como una ciudad, su entorno, la política y la gente, nunca podemos saber que si tomamos la acción X obtendremos el resultado Y. De hecho, podemos obtener Z. El ámbito complejo es el ámbito de las consecuencias no deseadas, los resultados imprevistos, los efectos secundarios y los impactos no deseados.

Por ejemplo, una política gubernamental para invertir en viviendas más asequibles en una ciudad impulsa el desarrollo residencial que luego aumenta la presión sobre el presupuesto de la ciudad para construir infraestructura para apoyar a las nuevas comunidades, lo que afecta las decisiones y los presupuestos para la planificación de cuencas y tiene consecuencias a largo plazo para gestión de cuencas que los planificadores originales de vivienda social nunca podrían haber soñado. Y esa es solo una política de muchas.

En este espacio, los planificadores de agua buscan tomar decisiones y encontrar soluciones para impulsar mejores resultados de agua. Sin embargo, está claro que cuando se trabaja en la complejidad, el deseo de resolver el problema es parte del problema.

Mi principio, dejar de lado la necesidad de saber, se trata de reconocer que cuando enfrentamos desafíos complejos de planificación del agua urbana, no sabemos la respuesta, porque NO PODEMOS saber la respuesta. Ni siquiera podemos estar seguros de cuál es el problema. Pero para los expertos profundos criados en una industria con 200 años de historial de resolución de problemas, nos sentimos obligados a analizar, identificar y resolver.

Este hábito tiene dos impactos poderosos. En primer lugar, al imaginar que nosotros y nuestros pares tenemos la experiencia necesaria para resolver problemas, limitamos la experiencia, la sabiduría y los conocimientos que utilizamos para encontrar soluciones, lo que obstaculiza la innovación que los Principios de la AIT identifican correctamente como esencial. De hecho, nos volvemos menos expertos siendo ‘el experto’.

El segundo impacto está en las conexiones y relaciones de suma importancia sobre las que se basa la planificación sistémica integrada. Cuanto más imaginamos que tenemos las cosas bajo control, menos valoramos el aporte de los demás. Podríamos hablar de trabajar en colaboración, pero si sentimos que somos los expertos, ¿por qué colaboraríamos? Desde esta mentalidad restringimos la colaboración y socavamos las mismas relaciones que requiere la ‘integración’.

La planificación colaborativa del agua requiere que no sepamos, porque solo desde una posición de no saber podemos invitar auténticamente al resto del sistema para que nos ayude a comprender el problema y resolverlo juntos.

Por lo tanto, para ser un verdadero experto en la planificación integral del agua, es necesario saber cómo dejar de lado la necesidad de saber.


Este blog fue publicado originalmente en Twyfords.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario