El Agua Un Derecho Básico

¡Agua! Lo más preciado de todas las cosas A lo largo de la historia se han librado guerras por el derecho a reclamar derechos de agua. Al igual que las finanzas de una nación, la capacidad de los gobiernos para controlar la disponibilidad de agua es la otra fuente para determinar el destino de las poblaciones. La transparencia y la gobernanza eficaz del agua es el requisito previo para todo desarrollo humano y animal. También asegura la estabilidad ambiental. Sin embargo, aquí en los Estados Unidos, especialmente aquí, damos por sentado el suministro de agua fácilmente disponible. Lo desperdiciamos, lo despilfarramos, lo acaparamos, lo contaminamos y, en general, abusamos del suministro que tenemos.

Dondequiera que haya poder para controlar, la corrupción de quienes tienen el control es rampante en los gobiernos de todo el mundo. Estos hechos enfatizarán el alcance del desastre monumental que estamos teniendo ahora. Más de 1000 millones de personas viven sin agua potable y más de 2600 millones carecen de saneamiento adecuado. El agua sucia y el saneamiento deficiente se han cobrado más vidas durante el último siglo que cualquier otra causa. La corrupción es un obstáculo importante para resolver esta crisis de desarrollo humano. Un estudio de 21 servicios públicos de agua en África reveló que casi dos tercios de sus costos operativos se debían a la corrupción. El agua es indispensable para toda producción de alimentos. La agricultura de regadío produce el 40% de los alimentos del mundo en sólo el 17% de las tierras agrícolas. Un aumento en la producción mundial de alimentos vendrá a través del riego. Pasar de la agricultura de secano al riego humano requiere un sistema de gobernanza impecable, con la máxima transparencia y rendición de cuentas a todos los agentes.

.

La energía hidroeléctrica es una fuente vital de energía, pero como en todos los grandes proyectos de infraestructura, puede ocurrir una corrupción significativa desde la etapa de política y planificación, pasando por la construcción hasta la producción de electricidad real. La corrupción invariablemente reduce los beneficios de un proyecto y, al mismo tiempo, aumenta los daños humanos, económicos y ecológicos. El uso excesivo generalizado del agua, a menudo agravado por la corrupción, está poniendo en peligro el equilibrio de los ecosistemas en todo el mundo, intensificando la escasez local de agua y aumentando los riesgos de pobreza y conflicto que conlleva. Los riesgos de corrupción que se encuentran en el sector del agua son tan inminentes como diversos. Van desde pequeños sobornos en el suministro de agua hasta saqueos relacionados con la adquisición, desde encubrir la contaminación industrial hasta la manipulación y distorsión de las políticas fundamentales de gestión y asignación del agua. Esto hace que curar la corrupción en la gobernanza del agua sea una prioridad para los responsables de la formulación de políticas y los profesionales de todo el mundo.

Eliminar la suposición de que cantidades adecuadas de agua segura es una necesidad básica y establecer el presidente legal de que cantidades adecuadas de agua segura son un derecho legal de todos los seres humanos sería una forma importante de mitigar el efecto de una catástrofe global inminente. De esta manera, un derecho legal a cantidades adecuadas de agua potable segura los ciudadanos tendrían una herramienta importante que pueden usar contra sus propios gobiernos.

Unos 30 países cuentan con una disposición constitucional o legal que garantiza el acceso de las personas al agua.

Estados Unidos todavía no garantiza que los estadounidenses tengan el derecho constitucional al agua potable. Ahora es el momento de establecer este derecho bajo la constitución porque más de nuestros propios ciudadanos ahora enfrentan la incapacidad de pagar agua segura. Si el agua estuviera garantizada por la constitución, todos los estadounidenses tendrían acceso a cantidades seguras de agua. En Sudáfrica, por ejemplo, la constitución de 1996 garantiza que haya suficiente agua limpia y segura como un derecho básico. Esto permite a los sudafricanos emprender acciones legales cuando se les ha cortado el suministro de agua. En 2006, un fallo judicial determinó que la incapacidad de pago no es razón suficiente para cortar el suministro de agua a alguien. Los Estados Unidos deben proporcionar en nuestra constitución como Sudáfrica el derecho legal de agua dulce segura.

La entrega de sistemas de agua dulce y las inversiones en agua son esenciales para la seguridad, el saneamiento, el suministro de alimentos y la salud de todos. No solo son esenciales, sino también rentables, con ingresos mundiales que superan los 500 mil millones anuales. Ahora, la entrega de sistemas de agua dulce que llegan a aquellas regiones del mundo donde se necesitan se están expandiendo pero para tener un impacto real los gobiernos locales tienen que resolver que el agua es un derecho básico para la saciedad, seguridad y salud de cada país y al hacerlo, se crearán oportunidades de empleo y se garantizará la estabilidad económica continua de todos.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario